ESTAS PREPARADO PARA ENTRAR EN UN MUNDO DE SENSUALIDAD? PONTE COMODO, LEE Y SIENTE..

Escribe Tú en el Tejado...: Proyecto Eden escribe: Simplemente Amistad ESTAS PREPARADO PARA ENTRAR EN UN MUNDO DE SENSUALIDAD? PONTE COMODO, LEE Y SIENTE..

Escribe Tú en el Tejado...

domingo, abril 08, 2007

Proyecto Eden escribe: Simplemente Amistad


Habia quedado con Natalia para charlar de nuestras cosas. Una vez por semana, nos reuniamos y comentabamos la última jugada del diseñador tremendo o como le tiraba los trastos un profesor de capoira. La cuestión era vernos.
Nos conociamos desde hacia varios años, seis o siete, pero era en estos dos últimos años cuando habiamos hecho buenas migas de verdad. Eramos las “3N” como decia ella: Noelia, Natalia y Nina, su cachorrita de Yorkshire.
Natalia era tremenda en todos sus aspectos, alegre, divertida, una gran amiga y mi gran confidente. A parte, fisicamente, era preciosa, rubia, con unos ojos preciosos y una sonrisa que seguro hacia derretir la mente calenturienta de cualquier macho. Era como un “bicho malo” que cuando te pica de envenena de felicidad. Unica en su especie.

Eran las siete de la tarde, puntual, cuando la vi aparecer a lo lejos:
- Hola, preciosa. Llegas puntual.
- Para que luego te quejes. Que tal, Noelia?
- Bien, deseando salir del curro para que me pongas al dia, jejeje
- Pues, lo haré. Pero en casa, vale? He dejado la lavadora puesta y tengo que tenderla antes de que venga Naira..
- Pues vamos, donde has dejado la moto?
- En la esquina, para no tener que dar después toda la vuelta. Ten , Noelia, coje el casco
- Venga, vamonos!!!


De camino para su casa fuimos hablando entre semáforo y semáforo, de Victor, el profesor de capoira que estaba hechandole los trastos a Natalia. Comentaba que no sabia que hacer, y pensaba, a muy pesar suyo, que estaba empezando a enamorarse un poquito.
Yo le explicaba como iba mi relación con mi “nueva familia laboral” , y de las ganas que tenian mis compañeros de conocerla, ya que les habia hablado muy bien de ella, y como eran solteros… pues ya se sabe. Hombres!!

Llegamos a su casa y la lavadora ya habia terminado. Entre las dos, la tendimos y nos pusimos a nuestras cosas.
Hablamos de Victor, del trabajo suyo, del mio, de Roberto, mi pareja y de nosotras, sobre todo, de nosotras.
Nos llevabamos muy bien, siempre bromeabamos de que tendriamos que liarnos nosotras, ya que nos entendiamos super bien y sabiamos lo que queriamos y lo que nos hacia disfrutar.
Le comenté que un compañero de trabajo habia comentado, en broma, o no, que podiamos hacer un trio, él y nosotras dos. Natalia se reia, decia que primero teniamos que probar nosotras dos solas, para ver como funcionabamos y, depués, con más calma, ya meteriamos un tercero. Que no era plan que después se quedará el otro mirando.

Mientras Natalia preparaba algo para beber, yo me lié un peta de marihuana que me habia dado mi hermano dias atrás, de su plantas.

La tarde se iba animando, entre risas y marihuana, nos sentiamos bien, demasiado bien.
Mi mano izquierda apoyada en su pierna, estaba inquieta, sentia el calor de su pierna, sentia que algo se animaba dentro de Natalia. Mientras ella hablaba de las posiciones perfectas en los trios, me fijé en su boca. Sonrosada y dulce. Suave y carnosa. Esos labios pedian ser besados. Lo estaban suplicando. Sin pensarlo, me acerqué y los besé.
Natalia no se apartó, me miró a los ojos, y me correspondió introduciendo su lengua suavemente en mi boca. Nos besamos con ganas, nuestras lenguas se buscaban nerviosas, deseosas de sentirse, de mojarse entre salivas.
Mis manos subieron hasta sus pechos, estaban duros y sus pezones pedian guerra. Noté como ella buscaba los mios. Era fantástico, sentia como si yo misma fuera ella, y ella fuera yo, nos complementabamos bien, si señor, muy bien….
Las caricias empezaban a ser serpenteantes, las manos se perdian entre sujetadores y tanguitas, nos besabamos las tetas, primero ella y luego yo, sabia como hacerme disfrutar, habiamos hablado tantas veces de lo que nos gustaba que no era necesario hacer nada, ella sabia realmente lo que deseaba en ese momento.
Su lengua recorría todo mi cuello, bajaba hasta los pechos y poco a poco, se fue acercando a mi sexo. Su lengua era caliente, pero una sensación de escalofrios recorria todo mi cuerpo.
Natalia empezó a lamerme el coñito con una suavidad innata de los felinos. Su lengua se introducia por todos los rincones, recorriendo mis labios inferiores y superiores. Llegaba a mi clítoris y empezaba a juguetear con él . Eso me hacia jadear de placer.
El hecho de que las dos fueramos totalmente depiladas hacia que la situación tuviera mucho más morbo. Eran dos conejitos buscando diversión. Y se fueron de fiesta los dos juntos.
Mis dedos masturbaban su sexo suavemente, estaba mojada, muy mojada, y yo me sentia igual. Cambié de postura y conseguir llegar hasta su húmedo sexo. Era un placer verlo así, todo rasuradito, tan lindo, tan humedo. Acerqué mi lengua a su clitoris y con una suave presión , empecé a succionarle suavemente. Natalia gemia de placer, las dos estabamos que nos saliamos, me lengua recorria todo su sexo, mis manos acariciaban sus piernas y se desplazaban a sus pechos. Empecé a besarle el bajo vientre, subiendo por la linea del ombligo hasta llegar a sus pechos, duros como rocas, mordisqueaba sus pezones mientras ella , entre jadeo y jadeo me acariciaba el sexo.
Llegó un momento, que nuestro cuerpo estaba fuera de sí, nuestra respiración acompasada era ahora entrecortada y extasiada. Bajé hasta su sexo y me propuesé darle el gustazo de que llegará ella primero. Fue rápido y facil, en el momento que mi lengua tocó su sexo, Natalia experimento una sensación tremenda de placer, yo continué lamiendole su coñito y en segundos, explotó de placer. Su sexo, realmente mojado de placer latia como si de un corazoncito se tratase. Sus comvulsiones eran como una danza del vientre privada.. Pasaron varios minutos de placer…
-Ahora subirás tu al cielo- me susurró Natalia.
-Es lindo…
-Sientelo tu misma.

Natalia empezó a acariciarme el sexo con sus dedos húmedecidos por su boca. Me acariciaba intensamente. Sentia como lo gozaba igual que yo. Me miraba a los ojos, y sonreia. Su sonrisa era dulce, pero picarona. Tenia un toque de maldad.
Empecé a sentir como una escalera de escalones de cristal se mostraba ante mi, era mi momento de lujuria desenfrenada, era mi salto al vacio para ascender rápidamente y tocar el cielo con la punta de los dedos, pero seguramente, Natalia me haria tocarla con las dos manos al completo.
Mi deseo ascendia rápidamente por la escalera, notaba un cosquillero en mi estomago que me decia que faltaba poco. Natalia me introducia sus dedos en mi sexo, a la vez que su lengua recorría mi clítoris enrojecido. No podia más, estaba allí arriba, gozando de placer sin poder mediar palabra, ni un gemido. Cogí aire y grité su nombre:

-Ahhh!!!Natalia. Siiii!!. Dios!!!.
-Lo viste.. Lindo verdad?
- Como lo sabes, zorra
-Jajaja, te gustó, ehhh…
-Se notó??? Jejejej.
-Ven aquí.

Me acerqué a ella apoyando una de mis piernas en su coñito, con suavidad, sintiendo todo el calor que desprendia, sintiendo toda la húmedad que habia dejado atrás.
Nuestro sexos se encontraron. Era una escena dulce, dos coñitos rasuraditos, como medioinfantiles, pero con la sabiduría y el excitación de dos mujeres de verdad, con ganas de vivir la vida y ser felices.
Nos quedamos así largo rato. En silencio, acariciandonos con suavidad, con cariño. Eran amigas, buenas amigas. Y simplemente nos habiamos quitado las ganas mutuamente.


A las 21,30 me fue de casa de Natalia, tenia que llegar a casa, ducharme y preparar las cosas para el dia siguiente. El sabado pensaba pasarlo en el campo, hechando fotos. Seria un dia interesante. Seguro.

1 Comments:

Publicar un comentario

<< Home


 
Copyright © 2005-2006-2007 El Tejado del Gato All rights reserved.